La deuda NO es consecuencia de una explosión del gasto público. (I)

Este artículo viene a desmontar la segunda de las falsas ideas inculcadas recopiladas en este post anterior.

Nos recalcan en los medios de “comunicación” dominantes que la causa principal del déficit público y por lo tanto de la deuda, es …….el crecimiento desorbitado del gasto público en estos últimos años. Tal afirmación es readicalmente FALSA.  La deuda pública ha empezado a crecer A PARTIR  de la crisis económica. No es el origen, sino una consecuencia.

Frente a ideas fabricadas, datos objetivos:

  • El peso del sector público en España es INFERIOR a la media europea. Mientras que aquí supone el sólo 45,6% del PIB, la media de los países de la zona del euro es del 50,9% (1).
  • Los empleados públicos en España suponen SÓLO el 9,47% de la población en edad de trabajar. Solo Italia y Portugal tienen MENORES porcentajes de empleados públicos. En Francia, Holanda o Suecia estos porcentajes van del 16% al 26% (2). Observamos entonces que en España, sólo un adulto de cada diez trabaja en tales servicios. En Suecia, en cambio, es uno de cada cuatro. Si en España tuviéramos uno de cada cuatro habrían 5 millones más de puestos de trabajo, (con lo cual, se eliminaría el desempleo)
  • El incremento de empleados públicos en las administraciones autonómicas ha venido acompañado por una disminución de estos en la administración central. De hecho el porcentaje de empleados públicos sobre la población activa se ha mantenido constante, incluso se ha reducido, en el periodo 2005-2010 (3).
  • España tiene un gasto por habitante en salarios públicos por debajo de la media europea (-4,5%). Solo supera en este aspecto a Portugal, Grecia, Italia y Alemania (aunque este último tiene otras fórmulas de financiación) (4).
  • En 2007, antes del estallido de la crisis  estafa, España disputaba con Italia ser la tercera economía de la zona Euro, y sin embargo ocupaba el noveno puesto en gasto público en Sanidad y el décimo en gasto en Educación (5).

Como los datos demuestran es mentira que el sector público en España esté sobredimensionado. Los países con economías y estados del bienestar más fuertes de la UE tienen sectores públicos más costosos y desarrollados, y a ellos no les afecta la crisis igual que a España.

Por ello, la crisis  estafa de la deuda que afecta a muchos países europeos, España incluida, no ha sido provocada por una política derrochadora de los gobiernos en relación a su comportamiento anterior. ¡No ha habido tal escalada del gasto público!

Para comprender la profundización de los déficits públicos, hay otras explicaciones:

  • Las ayudas a los bancos, que a junio de 2012 eran superiores a los 215.000 millones de euros. ¿Pero alguien lleva la cuenta? A esta cantidad habrá que sumar los 100.000 millones del fondo de rescate que la Unión Europea ha puesto a disposición de la banca española y del cual el Estado es el último responsable de su devolución.  Como cuando a un padre le quitan la casa porque la ha puesto de aval en la hipoteca que su hijo no puede devolver.
  • El aumento de intereses por la deuda emitida que, según los presupuestos generales del estado, ha pasado de 14.538 millones de euros en 2007 a 22.235 millones de euros en 2010.
  • La crisis generada por el estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera, responsabilidad del sobre-endeudamiento de los bancos y grandes empresas: debido al aumento del paro y al cierre de PyM empresas, aumentaron los gastos por prestaciones al desempleo y disminuyeron los ingresos procedentes de impuestos.
  • Las políticas de ajuste impulsadas por los gobiernos que han profundizado la recesión económica, por lo que continúan aumentando las necesidades de gasto y disminuyendo la recaudación de impuestos sobre la renta.
  • La política fiscal regresiva, promovida en las últimas décadas, que ha hecho depender los ingresos del Estado de los impuestos que gravan las rentas medias, mientras que las grandes empresas y fortunas del país cada vez pagan menos impuestos.
  • Gastos que no han beneficiado al conjunto de la ciudadanía, como las megainfraestructuras innecesarias, los gastos militares, las subvenciones al sector automovilístico, de la construcción, el eléctrico y las ayudas a la iglesia y la monarquía, entre otros. Existen contratos que se pagan con dinero
  • público y a los que no tenemos acceso (Por ejemplo, la F1 en Valencia)

Ya nos lo advirtieron los economistas aterrados.  Es el 4º dogma Neoliberal:

La deuda pública no proviene del excesivo gasto público, sino de la contrarrevolución fiscal que han llevado a cabo la mayoría de los gobiernos desde hace 25 años.

Su propuesta de solución, la más sensata:

Medida n° 9: realizar una auditoría pública de las deudas públicas para determinar su origen y conocer la identidad de los principales poseedores de títulos de la deuda y los montantes que poseen

Nota: En el gráfico, la curva de Administración Pública es la suma de la de Administración Central, Comunidades Autónomas y Entidades Locales.

Como dice Alberto Garzón en su blog,

….desde 1998 la administración pública va disminuyendo su nivel de deuda pública hasta reducirlo prácticamente al 40% sobre el PIB. Y en la distribución de esa deuda, la práctica totalidad pertenece a la administración central, es decir, el Estado. Las Comunidades Autónomas y las entidades locales apenas tienen peso en el nivel de deuda publica total.

Por otra parte, una vez estalla la crisis las tendencias se invierten. Los agentes privados comienzan un proceso de desapalancamiento, es decir, de reducción de deudas, que empuja la economía hacia la recesión y que a veces sólo se completa con impagos. Es decir, aquellas entidades con más carga de deuda y que de repente, como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, dejan de tener ingresos se ven obligadas a cerrar. …

… Los rescates financieros y las políticas anticíclicas del gobierno central (los planes de estímulo y las prestaciones por desempleo) hacen que sea el Gasto Público el que comience a dispararse con la llegada de la crisis. Al dispararse en un entorno recesivo, es decir, con menores ingresos vía impuestos, el déficit crece y así crece también la deuda pública. Estamos pues ante la tendencia invertida.

En el caso de las comunidades autónomas (CCAA) la cosa es distinta como vimos el otro día. Las CCAA tienen un gasto fundamentalmente social (educación, sanidad, etc.) pero ingresos que llegan desde el Estado. Con menos ingresos llegando desde el Estado, las CCAA comienzan a endeudarse para poder mantener los servicios básicos del Estado del Bienestar.

De esta manera la deuda y la austeridad se difunden a escala local

Fuentes:

(1) Fuente: Eurostat
(2) Datos de 2008. Fuente: OIT y Eurostat. Para saber más se puede consultar el siguiente enlace
(3) Fuente: Encuesta de Población Activa del INE.
(4) Datos de 2008. Fuente: http://www.vnavarro.org/wp-content/uploads/2009/12/errores-el-coste-de-la-administracian-v3-091209.pdf
(5) Fuente: Organización Mundial de la Salud y UNESCO.

http://www.agarzon.net/?p=1985

http://desmontandomentiras.tomalaplaza.net/2012/09/14/mani-22s-las-mentiras-de-la-deuda/

http://desmontandomentiras.tomalaplaza.net/2012/04/14/el-sector-publico-esta-sobredimensionado/

Anuncios

2 comentarios el “La deuda NO es consecuencia de una explosión del gasto público. (I)

  1. Pingback: 6 ideas INCULCADAS sobre los déficitis y la austeridad | cada vez más claro

  2. Pingback: 6 ideas INCULCADAS sobre los déficitis y la austeridad | ASSEMBLEA VINARÒS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s