Cuando un “NO” es positivo

Nuevo año, nuevas ciudades, nuevos trabajos, nuevas energías. El cambio ya no es un potencial. Es el presente.

Para celebrarlo, una recomendación de película imprescindible que trata sobre el control de la opinión pública, y el trabajo de construir hegemonía desde arriba.

La increíble (pero cierta) historia del plebiscito chileno. Dictadores sometidos a plebiscitos. Publicistas defendiendo la palabra “NO“. Una historia que atrapa y que retrotrae a los 80’s en la estética no solo de los actores, sino del metraje.

Una reflexión sobre técnicas de control mental desarrolladas en el siglo XX, y un cuestionamiento de las pretendidas “transiciones” democráticas.

“Chiiiiile, la alegría ya vieneeee”….

Disfruten del trailer:

Anuncios

Socializando la investigación básica, y privatizando beneficios a coste de tu salud: las farmaceúticas

Si hay algo que puede lograr consensos en un tiempo record es que todos esperamos que la sociedad debería auto-dotarse de una herramienta que nos permita librarnos de enfermedades.

Además del acceso a la sanidad universal, el desarrollo de vacunas o medicamentos es un proceso que gran parte de la gente ignora. El común de los mortales piensa que las farmaceúticas tienen muchos laboratorios donde emplean a miles de científicos, pero la realidad desmonta ese mito.

Los ciudadanos pagan la investigación básica que se realiza desde la universidad pública, con mucho esfuerzo y por cierto, precarizando a todos sus trabajadores. (la explotación laboral neoliberal de la universidad, que se asumió con más o menos resignación quizá fue la vanguardia de las relaciones laborales que nos esperaban).

En resumen, Los ciudadanos pagan 2 veces: La investigación básica, y luego cuando el gobierno compra a esa misma idea a la compañía farmaceútica.

Este documental expone grandes ideas con protagonistas del sector. Grandes frases que aparecen:

“Las grandes compañías farmaceúticas toman las ideas de la investigación básica, extraen posibles medicamentos,  y desarrollan productos y luego venden esos productos al sistema nacional de salud “, Javier Diaz Nido, profesor e investigador del centro de biología molecular Severo Ochoa.

“Se socializan los costes de la innovación y se privatizan los beneficios”,  Vincenzo Pavone, investigador Instituto de Políticas públicas. CSIC.

“Las farmaceúticas dedican menos del 8% a investigación”, James Love, director de Knowledge Ecology Internacional.

Algunas de las soluciones que se plantean en el documental mi me convencen totalmente. Como plantea Vanessa Lopez, las universidades deberían vender/ceder sus investigaciones a las empresas privadas, pero con derechos, con condiciones. Deberían obligarles a que si desarrollan un medicamento con esa idea, tenga un precio asequible, y que ese conocimiento generado sea de dominio público.

MUY recomendable

El Parlamento Europeo y su “cuestionamiento” de la Troika

EuroCraneo. https://www.facebook.com/vocesconfutura?fref=tsLos compañeros Fátima Martin y  Jérôme Duval del CADTM y la PACD publicaron el principio de este post como un artículo el 28 de febrero de 2014 en el periódico francés Politis. Traducido, también ha aparecido en PatasArriba, KaosEnLaRed,  y en Diagonal.net

Pese a su disimulada intención de lavar la cara a la Troika, el informe preliminar del Parlamento Europeo sobre la investigación relativa al papel y las actividades de la Troika (BCE, Comisión y FMI) en relación con los países de la zona del euro sujetos a un programa no puede evitar señalar sus múltiples irregularidades. Esta fiscalización incluye cuestionarios enviados a los principales responsables, que éstos impunemente no responden o lo hacen a medias.

Dependiente del Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, el proyecto de informe, firmado por Othmar Karas y Liem Hoang Ngoc, curiosa e inexplicablemente, se “olvida” del rescate de hasta 100.000 millones de euros (de los que se dice que se han usado 41.300 millones) a la banca española en junio de 2012.

Pese a que el informe preliminar, que se esperaba fuera definitivo para Abril, poco antes de las elecciones europeas, señala grandes irregularidades de la Troika, justifica en muchos de sus puntos su acción.

Por ejemplo, al hablar del “inmenso reto de la Troika”, defiende que “el tiempo se agotaba, los obstáculos legales tuvieron que ser despejados, el miedo a una fusión del núcleo de la Eurozona era palpable, hubo que adoptar acuerdos políticos…”. En otro momento, rechaza que hubiera sido posible plantear alternativas al sostener que “la asistencia financiera en el corto plazo evitó un impago desordenado de la deuda soberana que habría tenido consecuencias económicas y sociales extremadamente graves, así como efectos indirectos en otros países de una magnitud incalculable (…)”.

El documento señala que, “debido a su naturaleza ad hoc, no había base jurídica adecuada para la creación de la Troika sobre la base del Derecho primario de la Unión”. Esto ha sido confirmado indirectamente por la Comisión cuando escribe que “el modelo de la Troika ha sido respaldado por el legislador de la UE (ver artículo 7 de la Regulación de la UE Nº 472/2013)”, lo cual implica que antes de 2013 no hubo tal respaldo, cuando es sabido que todos los programas de la Troika salvo el de Chipre han arrancado antes de esa fecha.

Asimismo, subraya la doble función de la CE – como agente de los estados y como institución de la UE – y del BCE -como asesor técnico y acreedor- en la Troika y sus evidentes conflictos de interés, al ser juez y parte.

Según el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, el mandato del BCE está limitado a la política monetaria, por lo que “la participación del BCE en cualquier asunto relacionado con las políticas presupuestarias, fiscales y estructurales se encuentra en un terreno legal incierto”. Además, incide en “la débil responsabilidad democrática de la Troika” en los países sometidos al “programa”.

El informe advierte que “el mandato de la Troika ha sido percibido como opaco y no transparente” y se muestra especialmente crítico con los Memorándum de Entendimiento (MoU), de los que lamenta su falta de transparencia en las negociaciones.

La Troika elude las preguntas y apunta a los estados como responsables

Al extenso cuestionario enviado a los presuntos responsables de los rescates: CE, BCE, FMI, Eurogrupo y Consejo Europeo responden, si lo hacen, de manera escasa e insatisfactoria. Todos coinciden en exculparse trasladando las responsabilidades a otros.

Por ejemplo, el FMI se ha negado a contestar argumentando que no tiene que rendir cuentas a los Parlamentos, lo cual es sorprendente, dado que este fondo impone sus políticas a los parlamentos.

Herman Van Rompuy ha contestado que “no está involucrado”, cuando como presidente del Consejo Europeo representa a los estados miembros de la UE.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo ha eludido la pregunta diciendo que las instituciones de la Troika son las más indicadas para contestar, mientras el BCE devuelve la pelota al Eurogrupo: “Sobre medidas concretas para países concretos, sería más apropiado que respondiera el Eurogrupo”.

Todos estos responsables llevan años implicados en las políticas de austeridad llevadas a cabo por los gobiernos bajo el mandato opaco de la Troika, apoyándolas y presionando a los estados para que las apliquen. Ahora bien, a la hora de contestar a un cuestionario del Parlamento Europeo, eluden sus responsabilidades y echan la culpa a los estados a los que robaron su soberanía. Tanto la CE como el BCE lo dicen claro: “la autoría del diseño del programa pertenece a las autoridades del estado miembro afectado”. Ya sabíamos que los altos funcionarios de estas instituciones gozan de total impunidad ante la justicia, ahora sabemos que rechazan incluso contestar a preguntas sobre sus implicaciones. ¿Será que huyen de sus responsabilidades frente a una opinión popular cada día más enfadada con las consecuencias humanitarias de dichas políticas?

————————————————————–

Para evitar que se fueran “de rositas” después de leer este informe, desde la PACD y el CADTM se envió el siguiente cuestionario al servicio de prensa del Parlamento Europeo, a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, a los eurodiputados Liem Hoang Ngoc y Othmar Karas, y también a otros diputados el siguiente texto, al que de momento no han contestado:

Nos dirigimos a uds. en nombre de la Plataforma por una Auditoría Ciudadana de la Deuda del Estado español (PACD) y del CADTM para trasladarles un cuestionario acerca del borrador del informe que está llevando a cabo el Parlamento Europeo sobre el papel de la Troika en los países de la Eurozona sometidos a programas.

Dada la enorme importancia y el evidente interés público del asunto, confiamos en obtener sus respuestas, con el fin de poder trasladarlo a la opinión pública europea.

1.¿Por qué en el proyecto de informe del Parlamento Europeo (PE) sobre la Troika no se incluye el rescate a la banca española? ¿Cómo considera el PE el rescate a la banca española? ¿También va a analizar el papel de la Troika en este caso?

2. ¿Por qué ha tardado tanto el PE en fiscalizar la actividad de la Troika? ¿Tiene que ver con la cercanía a las elecciones europeas?

3. ¿Cómo va la investigación hasta la fecha? ¿Qué falta para que esté terminada en abril?

4. ¿Cuál es la postura de los diferentes partidos del PE ante la Troika?

5. Según diferentes medios, FMI, CE y BCE o no responden al cuestionario del Parlamento Europeo o lo hacen parcialmente. ¿Qué le parece esto al PE?

6. El borrador del informe incluye algunos aspectos muy críticos con la acción de la Troika ¿Tiene capacidad sancionadora? ¿Y vinculante? ¿Qué consecuencias considera el PE que puede tener esta investigación? ¿Qué le gustaría conseguir?

7. Una de las recomendaciones del informe es un Fondo Monetario Europeo ¿En qué se diferenciaría del FMI?

8. Uno de los ponentes, Liem Hoang Ngoc, ha considerado que la Troika debería desmantelarse y sustituirse por otro instrumento con más control democrático. ¿Qué instrumento podría ser?

9. El otro ponente, Othmar Karas, ha propuesto que el MEDE está llamado a aumentar su importancia. ¿En qué sentido? ¿Considera el PE que el MEDE es un mecanismo democrático? ¿Una de las recomendaciones de borrador es que las decisiones del MEDE se tomen por mayoría cualificada en vez de por unanimidad? ¿Por qué?

10. ¿Quién piensa el PE que debe asumir responsabilidades por las consecuencias de los rescates sobre los países rescatados? ¿Cómo?

Muchas gracias,
El PACD y CADTM.

 

Otra visión interesante sobre el informe, en inglés, en el observatorio de la Troika

 

 

Universidad, S. A.

Recordando el estudio de los investigadores suizos sobre que 737 compañías que controlan el 80% del valor de todas las transnacionales del mundo; y los proyectos de datos masivos en red para controlar al poder desde la ciudadanía, al visualizar el siguiente documental descubrí quien MANDA de forma oficial en la universidad pública. Son los “consejos sociales” de las universidades, por encima del rector y del consejo rectoral. Sólo hay empresarios que pueden ser hasta imputados en casos de corrupción. Se detalla a partir del min 38.00 del documental entero. Hoy el consejo social no representa a la sociedad. Es una falsificación.

Es una información actual. No es el futuro que quieren al someternos a alguna reforma educativa.Con todos los problemas que tenemos como sociedad, el único objetivo de los sabios de nuestra sociedad es participar en el moldeado de una sociedad mercantil.  Es más, me llega información de que existen interinos de la universidad son obligados a trabajar en régimen de falsos autónomo. A continuación el trailer:

Toda la información e incluso el documental completo, en la web del proyecto: http://www.universidadsa.com/

Este documental pretende mostrar los procesos y las consecuencias que resultan de la mercantilización de la Universidad y de su contexto político, económico y social.

Para ello, contactamos y entrevistamos a personas vinculadas a la universidad de diferentes maneras y con distintos perfiles, desde una ex-alumna hasta un ex-rector; con tal de intentar ofrecer una visión amplia y diversa de lo que acontece la educación superior.  Nuestro cedazo, en materia de selección de los entrevistados, fueron los ejes temáticos que veíamos importante tratar así como la voluntad de colaboración con este proyecto; pues, cabe decir, que no pocos desatendieron nuestra invitación.

Con todo, parece ser, que de una manera u otra la mayoría de los puntos de vista mostrados en el documental convergen hacia un mismo punto: la Universidad, la niña bonita de nuestras instituciones, se ha dejado corromper. Y lo ha hecho de distintas maneras: sometiéndose a los dictados de la mercantilización, dejándose llevar por la fiebre inmobiliaria, banalizando los títulos, aceptando la privatización -literalmente- de los resultados de las investigaciones (y por ende; elitizando y privatizando el conocimiento producido con dinero público), deshumanizando las aulas y a lo que ellas contengan, etc. Todo, por tal de satisfacer a nuestras nuevas deidades: los mercados, las empresas y las corporaciones que en ellos actúan.

Así, el documental transita desde los espacios macroeconómicos de decisión que marcan la pauta y el hacer de los gobiernos a la traducción directa de la aplicación de estas medidas, previo señalamiento de los responsables políticos, explicitando las consecuencias sociales y personales que tienen estas dinámicas.

Vértigo del momento, los hechos, las palabras

Artículo bastante inquietante del blog de Jean Luc Melenchon,

traducido por Mario, compañero de Castilla y León de Jufiglo (Justicia Fiscal Global) de ATTAC:

24 mayo 13 –“Pequeño correo del blog” de Mélenchon

Se ha puesto en marcha el gran asunto de este nuevo siglo en Europa: la anexión por los EEUU de nuestras democracias ya estrepitosamente derrumbadas.

Es el comienzo de las negociaciones para la constitución de un mercado único transatlántico liberalizado. Años de alerta no han servido de nada. El espeso manto mediático-político ahogó el ruido de botas de los “trusts” yankis. De golpe, tras años de discreta preparación, todo se empaqueta. Con una simple declaración de Obama aprobada por Merkel y después de una visita tan solemne como formal de los androides Van Rompuy y Barroso, la máquina ha comenzado a funcionar. La Comisión Europea va a dotarse de un mandato de negociación. Ésta comenzará en Julio.

Dividiré mis explicaciones en dos capítulos. Uno describe sumariamente lo que está en juego con el contenido del tratado; el otro analiza el contexto de las fuerzas políticas en esta cuestión. Invito calurosamente a mis lectores a prestar atención a los hechos. Este asunto va a pesar sobre nuestra actividad política durante meses, y quizás incluso durante años. No se puede combatirlo sin formarse una clara opinión al respecto; es necesario comenzar inmediatamente un trabajo de educación popular de masas para conseguir este propósito.

En Sudamérica, la llegada al poder [de gobiernos de izquierdas] permitió que un tratado equivalente a éste fuese enviado a la papelera en el último momento. Sea como sea, es necesario ponerse a trabajar activamente ya mismo.

En 2009 ya alerté sobre los peligros de este gran mercado transatlántico, que se trama desde hace diez años a espaldas de los pueblos. Un mutismo mediático total y una prudente ley del silencio en los partidos que participan desde el inicio en esta discusión, han protegido eficientemente diez años de negociaciones preliminares. Este vasto proyecto de liberalización de intercambios e inversiones, conoce en este momento una aceleración espectacular, sin que ningún pueblo europeo lo haya acordado y ningún gobierno lo haya nunca incluido en su programa electoral. Los arcanos de la UE debaten ya secretamente un proyecto de mandato que deberá ser otorgado por los 27 ministros de comercio a la Comisión el 14 de junio. La existencia de tal proyecto quedó atestiguada en la página del consejo de la UE con fecha 13 de marzo, bajo el número 7396/13, en un documento marcado como “no accesible”.

Como los tratados confieren a la Comisión una competencia exclusiva en materia comercial, el Parlamento Europeo carece de potestad para contravenir ese mandato, y solamente tiene la posibilidad de emitir una opinión general acerca de estas negociaciones, por la vía de una “resolución”, como hace sobre tantos temas sobre los que no tiene ningún poder. Gracias a la web del periódico “L’Humanité” ha podido ser conocido esta semana tal proyecto de mandato secreto, que no existe más que en inglés. El consejo europeo de 7/8 de febrero se pronunció, con el aval de Hollande y sin que este dijese ni una palabra, “por un acuerdo comercial global UE/USA” y el día 13, siempre sin una sola palabra de Hollande, el nombre del nuevo acuerdo se decidió en Washington entre Obama, Barroso y Van Rompuy. ¡Un cosido a mano!

El proyecto se llamará: Acuerdo de asociación transatlántica para el comercio y la inversión” (TTIP: Transatlantic Tradeand Investment Partnership) Obama y los dos dirigentes no electos de la UE han fijado como objetivo “acelerar la liberalización del comercio y las inversiones.” El mandato de negociación de la Comisión debe ser aprobado el 14 de junio por el Consejo de ministros de comercio, e inmediatamente podrán comenzar las conversaciones, tal vez en la Cumbre del G8 del día 17 como ha propuesto David Cameron.

La liberalización del comercio apuntada por este acuerdo, afectará a todos los sectores de la actividad. El mandato secreto antes mencionado fija como meta la constitución de un “mercado transatlántico integrado” y señala la “liberalización del comercio de bienes y servicios y de la inversión” con “atención particular a suprimir las barreras reglamentarias inútiles”  y exigiendo que el acuerdo sea “muy ambicioso, yendo más allá de los compromisos de liberalización de la OMC.”

adbusters_flag

¿Lo habéis comprendido bien?
Mirémoslo de más cerca. Esta operación liberalizadora conlleva muchos matices. En primer lugar, “supresión total de derechos de aduana”para los productos industriales y agrícolas. Ya sobre este asunto, el acuerdo es peligroso para los europeos: según cifras de la Comisión, la tasa media aduanera es del 5,2% en la UE y del 3,5% en USA. Eso significa que si los derechos caen a cero, USA obtendrá un provecho 40% superior al de la Unión. Esa ventaja para los productos fabricados en EEUU será amplificada por la debilidad del dólar frente al euro. Y este desequilibrio será demultiplicado por la debilidad ecológica y social de los costes de producción USA. En tales condiciones, aunque sólo sea por este aspecto cuantitativo, el acuerdo será una máquina de deslocalizar, que agravará el paro. La Comisión reconoce púdicamente en el estudio de impactos que solicitó, que esto implicará un “descenso importante” de actividad y de empleo en la metalurgia. ¡En la metalurgia!

Luego viene la parte no tarifaria del acuerdo. Y allí el impacto no es solamente en la producción sino también en el conjunto de las reglamentaciones de los países. El proyecto llama a “reducir los costes resultantes de las diferencias” en aquellas proponiendo“encontrar nuevos medios de evitar las barreras no tarifarias [es decir, las leyes] de limitar la capacidad de las empresas europeas y americanas para innovar y participar en la competencia en los mercados mundiales.” Barroso ha incluso explicado que  “el 80% de los beneficios esperados de este acuerdo vendrán de la reducción del fardo de reglamentos y la burocracia.” Esto significa que los androides de la Comisión ven, en el acuerdo, la ocasión de ir aún más lejos de lo que lo hace ya la UE en la des-reglamentación. El“fardo”… había que encontrarlo.

Para liberalizar el acceso a los mercados, UE y USA deberán hacer converger sus reglamentaciones en todos los sectores, pues las normas más duras son consideradas como obstáculos al libre comercio. Pero, contrariamente a lo que afirman la Comisión y sus papagayos liberales y sociodemócratas en el Parlamento, USA y Europa no tienen“normas de un rigor análogo, en materia de empleo y de protección del medio ambiente.”  En efecto, los EEUU están hoy fuera de los principales cuadros de derecho internacional en materia ecológica, social y cultural; no suscriben muchas de las convenciones importantes de la OIT sobre derechos del trabajo; no aplican el protocolo de Kyoto contra el calentamiento climático y rechazan la convención para la biodiversidad, así como la de UNESCO sobre la diversidad cultural, y otros compromisos que los países europeos sí han firmado. Los modelos normativos estadounidenses son, en la mayoría de los casos, menos constrictores que los europeos. Un mercado común EEUU-UE liberalizado, tiraría entonces toda Europa hacia abajo. Si hace falta un ejemplo de las intenciones de los trusts norteamericanos, se puede tomar Bangladesh: las multinacionales europeas han acordado discutir las normas a aplicar en el futuro, según ellas, para no reeditar el horror que acaba de producirse. Las yankees no quieren oir hablar ni de discusiones ni de normas de ninguna clase.

Veamos ahora la lista de estragos previsibles. 

El primer impacto negativo será ecológico. El proyecto cuenta con las exportaciones como solución para relanzar la actividad y se opondrá a toda política que pueda permitir la reducción de la huella humana sobre la exósfera. Por el contrario, al aumentar el tráfico mercantil aéreo y marítimo a través del Atlántico, el esperado incremento de las exportaciones hará también aumentar las emisiones de gas de efecto invernadero. Y no creais que estoy cometiendo un exceso de celo, sin pruebas. La Comisión misma ha tomado conciencia del problema y estima el aumento limitado entre 4 y 11 mil toneladas anuales de CO2. No queda más que creerla. Pero por pequeño que sea, ese aumento será siempre demasiado importante. ¿No está comprometida la Unión, por el contrario, a reducir esas emisiones? ¿Es que la mano derecha debe ignorar lo que firma la izquierda? En razón de las diferencias mencionadas, este acuerdo será también una incitación al peor productivismo en detrimento de la calidad social y ecológica de los productos.

Por ejemplo en materia de reducción de la polución automovilística; las empresas francesas han manifestado ya su desacuerdo, pues aunque insuficientes, sus esfuerzos para invertir en la fabricación de motores menos contaminantes serán entorpecidos o arruinados por la liberalización.

Y en agricultura, el acuerdo expondrá a los europeos a la entrada de los peores productos del agro-negocio estadounidense: carne hormonada, aves lavadas con cloro, transgénicos…

Sin hablar de que ellos ignoran las denominaciones de origen, que consideran nombres genéricos cuyo uso debe ser libre, lo que podría permitirles comercializar “Champagne”[o Rioja] hecho en California. Adiós todo el inmenso trabajo de valorización de los productos europeos.

Alguien que se alegrará, será la ministra de Educación: no solamente hablar inglés, sino hacerlo mientras se bebe un Rivera del Duero de Tennessee. Esto no es todo. Sabemos que la negociación tratará también de “la política de competencia, incluyendo las disposiciones sobre concentraciones, fusiones y quiebras.”  Y a quienes esperaban que los servicios públicos fueran excluidos, hay que precisar que el acuerdo concierne también a los monopolios públicos, las empresas públicas y aquellas con derechos específicos o exclusivos” como también a la apertura de mercados públicos a todos los niveles administrativos, nacionales, regionales y locales.”

Pero el delirio no ha terminado, pues además se precisa que se deberá luchar contra el impacto negativo de barreras como los“criterios de localización.”  Será imposible promocionar, por ejemplo, circuitos cortos en el aprovisionamiento de colectividades locales. Como suponíamos, el tema financiero es el principal en el espíritu de los promotores de este acuerdo.

En materia de inversiones, el mandato pretende alcanzar “el nivel más alto de liberalización existente en los acuerdos de libre intercambio.”  Deberán ser negociadas medidas específicas de“protección de los inversores”  incluyendo un “reglamento de los diferendos entre Estados e inversores.”  Detrás de estas formulaciones oscuras, se trata de dotar a los inversores con derechos especiales y procedimientos preferentes supranacionales, en su relación con otros sujetos sometidos al derecho de los Estados. Es la lógica seguida en el “acuerdo multilateral sobre inversiones,” AMI, que USA intentó imponer en 1998 y fue abandonada tras movilizaciones ciudadanas y la negativa francesa a aceptarlo.

Otra buena noticia para financieros, el proyecto se pronuncia por una “liberalización total de los pagos corrientes y los movimientos de capitales.” ¡Ganga para las plazas financieras anglosajonas, las menos reglamentadas y las más especuladoras! Los gigantes del crédito hipotecario estadounidense podrán así vender sus créditos tóxicos en Europa, en iguales condiciones que en su país de origen.

Tal acuerdo sería un error geopolítico histórico. Durante 10 años el Imperio vio sus esfuerzos de libre comercio mundial bloqueados en la OMC por la resistencia creciente de los países del sur. Atrayendo Europa a sus proyectos en un bloque que significaría el 50% de la producción mundial, USA intenta reconstituir su dominio en vías de derrumbarse ante China. Para ellos, se trata simplemente de poder continuar imponiendo su ley al mundo entero. El propio proyecto no lo esconde, al afirmar que las reglas comunes que se fijen entre USA y la UE deberán “contribuir al desarrollo de reglas mundiales.”  

Este acuerdo maduró al mismo tiempo que la teoría del choque de civilizaciones, de la que es su traducción geopolítica. Toda la civilización europea actual ha estado cimentada en las intervenciones del Estado. Pero de hecho este tratado será una anexión de Europa por los EEUU, no quedará nada del ideal europeo. Será una renuncia a la soberanía de los pueblos. Y no solo se destruirá nuestro presente sino que nuestro futuro quedará en suspenso, pues ¿cómo plantearse, después, objetivos europeos de armonización salarial o fiscal, o de cooperación reforzada, que son obstáculos característicos para la libre competencia?. La prueba del funcionamiento coercitivo la da Canadá, demandado por muchos miles de millones de dólares, en razón de supuestas trabas puestas a aquella libertad de competencia.

Significará, de hecho, la disolución de la UE en el mercado único de los EEUU.

Nuestros amigos de América del Sur hicieron fracasar el ALCA, proyecto similar pilotado por Estados Unidos. Debemos imponernos el mismo objetivo.

Fuente Original: http://www.jean-luc-melenchon.fr/2013/05/24/vertige-du-moment-des-faits-et-des-mots/

Imagen: https://www.adbusters.org/