Cuando un “NO” es positivo

Nuevo año, nuevas ciudades, nuevos trabajos, nuevas energías. El cambio ya no es un potencial. Es el presente.

Para celebrarlo, una recomendación de película imprescindible que trata sobre el control de la opinión pública, y el trabajo de construir hegemonía desde arriba.

La increíble (pero cierta) historia del plebiscito chileno. Dictadores sometidos a plebiscitos. Publicistas defendiendo la palabra “NO“. Una historia que atrapa y que retrotrae a los 80’s en la estética no solo de los actores, sino del metraje.

Una reflexión sobre técnicas de control mental desarrolladas en el siglo XX, y un cuestionamiento de las pretendidas “transiciones” democráticas.

“Chiiiiile, la alegría ya vieneeee”….

Disfruten del trailer:

El siglo del YO

¿Cuáles han sido los efectos sociológicos del desarrollo de la teoría de la sicología?.

Hasta qué punto hemos utilizado los descubrimientos de Froid para acciones más allá de las terapeuticas?.

La doctrina del shock en la que vivimos sumergidos, como dice Naomi Klein, es el estadio actual de una progresión que comenzó a principios de siglo, (quizá no sea casualidad) a la vez que el mito del Vampiro y de Frankestein.

Si tiene un poquito de tiempo no se pierda esta serie realizada por Adam Curtis para la BBC, que analiza el ascenso del yo todopoderoso y consumista en el siglo XX. En ese siglo pasamos de ser una sociedad basada en la produción industrial a ser una sociedad basada en los servicios, donde el motor de la economía es el consumo basado en el crédito.

Parte (1/4) Máquinas de felicidad

Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, se inventa una nueva profesión:  Las “relaciones públicas” y se hace un hueco en la historia al trabajar como propagandista de guerra para EEUU en la II Guerra Mundial.

Sin embargo su verdadero éxito fue aplicar las teorías de su tío sobre las fuerzas irracionales que gobiernan nuestras decisiones no para curar alteraciones psíquicas, sino para seducir al consumidor a que compre ciertos productos.

La estrategia era asociar los productos con personalidades y con la idea de sentirse diferente, más allá de la funcionalidad del producto o su necesidad. De un cliente a otro Bernays se convirtió en un rico líder y pionero de las relaciones públicas y el marketing.

Parte (2/4) La fabricación del consentimiento

Tras la II Guerra Mundial, debido a las numerosas depresiones en el ejército y a las imágenes de los campos de concentración, se empezó a prestar atención a los sentimientos de los ciudadanos. La oposición que el gobierno había mostrado a las empresas cedió, y aceptó la necesidad de controlar el animal que llevamos dentro, recurriendo a los psicoanalistas que prometían poder controlar esas fuerzas interiores y hacer que los ciudadanos se convenciesen y fuesen unos sólidos defensores de la democracia.

Ciudadanos que no cayesen fácilmente presa de las fuerzas interiores que tenían dentro, si es que algún día se desataban. Liderando al movimiento psicoanalista estaba Anna Freud, hija de Freud, que creía que la manera de hacer fuerte al individuo es enseñarle a adaptarse a las reglas de la sociedad. Según ella era inútil cuestionar la realidad que nos rodea, había que formar ciudadanos felices que encontrasen su lugar en la sociedad que les ha tocado vivir.

La salud mental se convirtió en prioridad nacional y se formaron a muchos profesionales y se abrieron muchos centros. Pero los freudianos no solo vigilaban la salud del ciudadano, sino que también eran contratados para controlar y adoctrinar al consumidor. Aplicaron los métodos del psicoanálisis y preguntaron de manera indirecta por los productos y mediante grupos de discusión lograban ser conscientes de deseos que los propios consumidores ignoraban y así aumentaban las ventas de sus clientes. De esta manera, Dichter y otros psicoanalistas se hicieron ricos e influyentes en EEUU.

Ciertas élites compartían la idea con los psicoanalistas de que no se podía dejar sola a la masa irracional del pueblo. Era necesario que se la guiase. Aunque al principio se trataba de tranquilizar a la gente de sus miedos, como la guerra nuclear y los comunistas, Bernays propuso aprovechar esos miedos no para controlarlos sino para usarlos como arma en la Guerra Fría, haciendo pasar por comunistas a todos los que se oponían a los objetivos de EEUU y así obtener el apoyo del pueblo. De esta manera, Bernays, formó parte de planes secretos para derrocar al gobierno de Guatemala que se oponía a empresas norteamericanas, haciéndolo pasar por aliado de la URSS. Ahora el miedo ya no sería un problema o una preocupación para el gobierno, sino una solución para implantar su política.

Parte (3/4) Hay un policía en nuestras cabezas que debe ser destruido

Se analizan los años 60, y las escuelas alternativas de sicología, que buscan un hombre que se exprese libremente. Se presenta la escuela de Wilhem Reich, a favor de las fuerzas inconscientes, en contra de la represión social. Según Herbert Marcuse, en el mundo de los 60 sólo podía expresarse mediante productos producidos en masa.

Parte (4/4) 8 personas catando vino

Las ideas de Bernays habían evolucionado hasta crear toda una industria dedicada a conocer los deseos que se escondían en la mente del individuo: el marketing. La herramienta principal eran los grupos de discusión, que en una vuelta más de tuerca terminaron usándose como herramienta electoral.

Esta vez sería la izquierda la que copiaría las técnicas de los negocios para retomar el poder, pero con ello violentarían su propia ideología y caerían presos de la codicia del nuevo yo individualista.

Fuentes:

https://ladoncelladehierro.wordpress.com/2013/08/06/adam-curtis/

Discurso

por Vicente Hidobro, de su obra de teatro “En la luna” 1934.

Recopilado en el excelente disco-libro “Esto no es Vanguardia” de Jesús Ge

2013-07-24 21.10.00

Señores y conciudadanos
La Patria en solemifados momentos me elijusna para directar sus destídalos y salvantiscar sus princimientos y leguicipios sacropanzos.
No me ofuspantan los bochingarios que parlatrigan y especusafian con el hambrurio de los hambrípedos.
No me ofuspantan los revoltarios, los infiternos descontifechos que amotibomban al poputracio.
No me ofuspantan los sesandignos, los miserpientos, los complotudios.
La patria me clamacita y yo acucorro a su servitidio cual bien patrófago porque la patria es el prinmístino sentimestable de un coramento bien nastingado.

Si los dineoros de la Naciatra se perdisquean, no os inquiurbéis.
Ellos estaranguros en mis bolsefos. No os inquiurbéis por tan ponsoca.
Risodantamos! Carcajadamos de los ambrífogos!
No manifustran escopitrallas. Las armifuegas están guarditas en mis casuertas.
Risodantemos, amiguiñores, de los inocingenuos y visiocardios profetistófalos de una imgualticia imposibrante.
Marchifundiemos resultigrados al solipondio que es sacrifento para el patrímano por nuestra patria, por su estuandilla glorifaciente.
No temiscuad, amiguiñores, los legideales de nuestra patria son sacropanzos. Os lo promturo.
Este caotitorio del momestante como intelento con mi solsofa muy prontigüedo domifarré.

La clase media arderá

 
La clase media enciende el televisor
y los ricos se frotan las manos.
 
Un viejo cierra la puerta de su casa para dejarse morir
y los ricos se frotan las manos.
 
Un hombre entra en la consulta del psicólogo
y los ricos se frotan las manos.
 
Una mujer busca en el cajón sus ansiolíticos
y los ricos se frotan las manos.
 
Una chica solicita en la biblioteca libros de autoayuda
y los ricos se frotan las manos.
 
El paro, la angustia y la hipoteca
son violencia cotidiana, doméstica,
y los ricos se frotan las manos.
 
Los políticos y los sindicaleros hablan de diálogo social
y los ricos se frotan las manos.
 
La selección mete un gol, dos, tres,
y los ricos se frotan las manos.
 
Las calles, las barriadas obreras, los coches
se llenan de banderas españolas,
y los ricos se frotan las manos.
 
 
II
 
Los ricos se frotan las manos
y de ellas sale el despido arbitrario, barato,
subvencionado,
salen millones de parados,
recortes de salarios,
congelación de pensiones,
expansión de ETT’s,
bancarización de las cajas,
privatización de correos y loterías,
cobro por consulta médica.
 
Los ricos se frotan las manos
y de ellas sale el miedo, la indefensión, la conformidad,
la calma, la abulia, la mansedumbre,
 
el silencio
 
solo roto por el grito de gol.
 
 
III
 
Gol tras gol
 
hasta que las calles, las barriadas obreras, los coches
se llenan de banderas con un mismo lema
 
I LOVE CAPITALISMO
 
porque nadie quiere vivir fuera de lo obvio,
de lo real, del sentido común,
 
porque todos queremos ser apacibles burgueses,
esclavos de la hipoteca
abonados a la religión del individualismo propietario,
 
porque nadie quiere ser otra cosa,
 
nadie quiere luchar consigo mismo
 
porque
el día que queramos luchar contra nosotros mismos,
 
ese día
la clase media
 
arderá.
 800px-Fire02
Toneladas de gracias al grupo Poetiks por hacerme temblar con este poema de Antonio Orihuela

Esta todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia

Para coger fuerzas, nada mejor que este texto de Jose Luis Sampedro,  publicado en eldiario.es y rescatado via la imprescindible publicación gratuita Monográfico #171

jose-luis-sampedro2

La Historia sigue adelante. Nos creemos todos muy importantes pero no somos tan importantes. Pasamos todos, acabamos todos, vienen otros. A lo largo de la Historia ha habido cambios muy profundos. Piense que el Imperio Romano que dominaba el mundo de entonces se derrumba y viene otra cultura realmente diferente y esa cultura dura mil años más o menos y a los mil años se le rompen las costuras, el sistema de organización de la vida ya no funciona porque las cosas han cambiado y hay que hacer otra. Y estamos en un momento parecido ahora. Estamos viviendo un momento de transformación y la punta de lanza es la ciencia. Ahora tenemos la nanotecnología, es decir, estamos trabajando a unas dimensiones a las que no hemos trabajado nunca, a millonésima de milímetro y eso está suponiendo ver la realidad de maneras completamente diferentes.

Hay muchos que piensan como yo. Lo que pasa es que los economistas que piensan como yo generalmente no tienen el apoyo del poder que domina. La barbaridad del mercado sin control la estamos denunciando muchísimos. Yo publiqué un libro en 2002 sobre la globalización en el que decía que la globalización consistía en trasladar el poder desde la política a los financieros. Y eso fue lo que pasó y lo decíamos muchos entonces pero no teníamos altavoz ni púlpito para decirlo. Se podía y se debía haber evitado.

Yo paso por unos grandes almacenes, por el departamento de electrónica, y veo a los niños de 9, 10, 11 años tecleando todos los artefactos como si fueran juguetes, artefactos que yo no manejo ni tengo interés en manejar. Quiero decir que han nacido en otro ambiente espiritual, en otro ambiente intelectual. Los jóvenes del 15M cuando gritan “democracia real ya”, están formados de una manera que a mí me requirió mucho tiempo adquirir. A su edad yo no tenía esa formación. No tengo que explicarles muchas cosas porque ya las saben. Ya saben que lo que se llama democracia no lo es en casi ningún sitio porque no manda el pueblo. Si mandara el pueblo habrían metido en cintura a los financieros hace tiempo.

En España ni el PSOE ni el PP han hecho gran cosa frente a la banca. Si de verdad se quisiera, se intervendría, pero no quieren porque dependen de ellos.

Fue para mí muy útil mi experiencia en la guerra civil. Estuve con un batallón de anarquistas y allí oí el lema “ni dios ni amo” y me impresionó bastante. Luego vi a los obispos levantar el brazo y bendecir los cañones y claro, eso me pareció muy poco acorde con el Evangelio. Y así he ido aprendiendo, viendo cosas.

Esto que llaman democracia encierra una falsedad y una injusticia tremendas: los trabajadores están al servicio de los bancos en lugar de los bancos al servicio de los trabajadores. Y piense usted en el derecho internacional. ¿Qué queda del derecho internacional después del ataque de Bush a Irak? Lo llamaron “acción preventiva” y es la ley de la selva. Es una barbaridad. Piense también en este país ahora. Se nos dice que van a hacer clases con más alumnos y menos profesores pero que no va a afectar a la calidad de la enseñanza. ¿Usted cree que eso se lo puede creer nadie? Pues lo hacen.

La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática. Y el ciudadano acepta porque el trabajador llega a casa cansado y no se pone a reflexionar sobre cuestiones de política internacional, por ejemplo.

Una generación de jóvenes se verá perjudicada y sobre todo se verán perjudicados los que menos medios tienen y al poder no le importa mucho que la enseñanza pública no sea muy buena porque así los hijos de los pobres no podrán competir con los hijos de los ricos. Está todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia y para que no mande el pueblo. Está todo muy estudiado, desde la enseñanza hasta los medios de difusión y la publicidad.

Hoy la mayoría de los economistas se concentran en la manipulación de dinero. Hoy el capitalismo, más que hacer colonización de nuevos países, explotaciones o grandes fábricas, está más concentrado en la manipulación de dinero. Y la prueba es que, de las transacciones monetarias que se hacen en el mundo, se dedican muchas más a operaciones especulativas que a comprar y vender mercancías.

En plena libertad no vive nadie. Ese ideal de que yo hago lo que me da la gana es un error terrible porque todos estamos condicionados por todo. Para mí la clave de la libertad es la libertad de pensamiento. Se habla mucho de la libertad de expresión. Hay que reivindicar la libertad de expresión, por ejemplo en la prensa, pero si lo que usted expresa en la prensa es un pensamiento que no es propio, que ha adquirido sin convicción y sin pensarlo, entonces no es usted libre por mucho que le dejen expresarse.

La convivencia requiere un mayor cuidado no de lo cognitivo, el saber mucho, el saber una técnica, sino lo afectivo. Todos necesitamos afecto y no nos educan bien en ese aspecto. La revalorización de lo afectivo sería muy importante para una convivencia más pacífica. Y también la revalorización de lo volitivo, lo que queremos. ¿Qué quiere usted? ¡Quiero mandar, quiero que me obedezcan! No. Lo que habría que decir es: quiero armonizar con los demás, quiero armonizar con el universo, quiero encajarme dentro de esta ciudad, quiero admitir, aceptar y sobre todo, no atropellar. Son valores que se atribuyen a las mujeres y que se toman como defecto. Pues no, no es un defecto.

Morir no es problema, el problema es cómo. Por ejemplo, yo ahora salgo, me caigo por la escalera, me parto unos huesos, me llevan a un quirófano y mi vida es una amargura. Eso es lo único que a mí me preocupa. Pero el hecho de acabar la vida… La muerte empieza cuando nacemos. Recién nacidos hay células nuestras muertas que caen al suelo. Yo soy un partidario definitivo de la unión de los opuestos. Si hay vida, hay muerte y la muerte colabora con la vida.

Lo importante es vivir, que hay que vivir, que para vivir hay que ser libre y que para ser libre hay que tener el pensamiento libre y que se eduquen para tener el pensamiento libre y que con ese pensamiento se vayan construyendo a sí mismos y procuren educarse mejor y contribuyan a que los demás se eduquen también porque el poder, que organiza la enseñanza, nos prepara para ser productores y consumidores que es lo que le interesa para el mercado. Eso es lo que interesa en este sistema. Bueno, pues se acabó, nada de eso. ¡A ser seres vivos que desean, que prefieren y que hacen!

fuentes:

http://www.eldiario.es/politica/Jose-Luis-Sampedro-dominar-democracia_0_120388084.html

Hijos de la época

————-
Somos hijos de nuestra época,
y nuestra época es política.
 
Todos tus, mis, nuestros, vuestros problemas diurnos, y los nocturnos,
son problemas políticos.
 
Quieras o no,
tus genes tienen un pasado político,
tu piel un matiz político
y tus ojos una visión política.
 
Cuanto dices produce una resonancia,
cuanto callas implica una elocuencia
inevitablemente política.
 
Incluso al caminar por bosques y praderas
das pasos políticos
en terreno político.
 
Los poemas apolíticos son también políticos,
y en lo alto resplandece la luna,
un cuerpo ya no lunar.
 
Ser o no ser, ésta es la cuestión.
¿Qué cuestión?, adivina corazón:
una cuestión política.
 
Adquirir significado político
ni siquiera requiere ser humano.
Basta ser petróleo,
pienso compuesto o materia reciclada.
 
O la mesa de debates
de diseño durante meses discutido:
¿redonda?, ¿cuadrada?, ¿qué mesa es mejor
para deliberar acerca de la vida y de la muerte?
 
Mientras, perecía gente, morían animales,
ardían casas,
y los campos se quedaban yermos
como en épocas remotas
y menos políticas.
 
 
Giza
 
 

Wyslawa Szymborska, en Mil años de poesía europea, Backlist, Barcelona, 2009. p 1165.

Traducción de Ana María Moix y Jerzy Wojciech Slawomirski

Gracias CarneCruda2.0 por descubrirme esta maravilla