Esta todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia

Para coger fuerzas, nada mejor que este texto de Jose Luis Sampedro,  publicado en eldiario.es y rescatado via la imprescindible publicación gratuita Monográfico #171

jose-luis-sampedro2

La Historia sigue adelante. Nos creemos todos muy importantes pero no somos tan importantes. Pasamos todos, acabamos todos, vienen otros. A lo largo de la Historia ha habido cambios muy profundos. Piense que el Imperio Romano que dominaba el mundo de entonces se derrumba y viene otra cultura realmente diferente y esa cultura dura mil años más o menos y a los mil años se le rompen las costuras, el sistema de organización de la vida ya no funciona porque las cosas han cambiado y hay que hacer otra. Y estamos en un momento parecido ahora. Estamos viviendo un momento de transformación y la punta de lanza es la ciencia. Ahora tenemos la nanotecnología, es decir, estamos trabajando a unas dimensiones a las que no hemos trabajado nunca, a millonésima de milímetro y eso está suponiendo ver la realidad de maneras completamente diferentes.

Hay muchos que piensan como yo. Lo que pasa es que los economistas que piensan como yo generalmente no tienen el apoyo del poder que domina. La barbaridad del mercado sin control la estamos denunciando muchísimos. Yo publiqué un libro en 2002 sobre la globalización en el que decía que la globalización consistía en trasladar el poder desde la política a los financieros. Y eso fue lo que pasó y lo decíamos muchos entonces pero no teníamos altavoz ni púlpito para decirlo. Se podía y se debía haber evitado.

Yo paso por unos grandes almacenes, por el departamento de electrónica, y veo a los niños de 9, 10, 11 años tecleando todos los artefactos como si fueran juguetes, artefactos que yo no manejo ni tengo interés en manejar. Quiero decir que han nacido en otro ambiente espiritual, en otro ambiente intelectual. Los jóvenes del 15M cuando gritan “democracia real ya”, están formados de una manera que a mí me requirió mucho tiempo adquirir. A su edad yo no tenía esa formación. No tengo que explicarles muchas cosas porque ya las saben. Ya saben que lo que se llama democracia no lo es en casi ningún sitio porque no manda el pueblo. Si mandara el pueblo habrían metido en cintura a los financieros hace tiempo.

En España ni el PSOE ni el PP han hecho gran cosa frente a la banca. Si de verdad se quisiera, se intervendría, pero no quieren porque dependen de ellos.

Fue para mí muy útil mi experiencia en la guerra civil. Estuve con un batallón de anarquistas y allí oí el lema “ni dios ni amo” y me impresionó bastante. Luego vi a los obispos levantar el brazo y bendecir los cañones y claro, eso me pareció muy poco acorde con el Evangelio. Y así he ido aprendiendo, viendo cosas.

Esto que llaman democracia encierra una falsedad y una injusticia tremendas: los trabajadores están al servicio de los bancos en lugar de los bancos al servicio de los trabajadores. Y piense usted en el derecho internacional. ¿Qué queda del derecho internacional después del ataque de Bush a Irak? Lo llamaron “acción preventiva” y es la ley de la selva. Es una barbaridad. Piense también en este país ahora. Se nos dice que van a hacer clases con más alumnos y menos profesores pero que no va a afectar a la calidad de la enseñanza. ¿Usted cree que eso se lo puede creer nadie? Pues lo hacen.

La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática. Y el ciudadano acepta porque el trabajador llega a casa cansado y no se pone a reflexionar sobre cuestiones de política internacional, por ejemplo.

Una generación de jóvenes se verá perjudicada y sobre todo se verán perjudicados los que menos medios tienen y al poder no le importa mucho que la enseñanza pública no sea muy buena porque así los hijos de los pobres no podrán competir con los hijos de los ricos. Está todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia y para que no mande el pueblo. Está todo muy estudiado, desde la enseñanza hasta los medios de difusión y la publicidad.

Hoy la mayoría de los economistas se concentran en la manipulación de dinero. Hoy el capitalismo, más que hacer colonización de nuevos países, explotaciones o grandes fábricas, está más concentrado en la manipulación de dinero. Y la prueba es que, de las transacciones monetarias que se hacen en el mundo, se dedican muchas más a operaciones especulativas que a comprar y vender mercancías.

En plena libertad no vive nadie. Ese ideal de que yo hago lo que me da la gana es un error terrible porque todos estamos condicionados por todo. Para mí la clave de la libertad es la libertad de pensamiento. Se habla mucho de la libertad de expresión. Hay que reivindicar la libertad de expresión, por ejemplo en la prensa, pero si lo que usted expresa en la prensa es un pensamiento que no es propio, que ha adquirido sin convicción y sin pensarlo, entonces no es usted libre por mucho que le dejen expresarse.

La convivencia requiere un mayor cuidado no de lo cognitivo, el saber mucho, el saber una técnica, sino lo afectivo. Todos necesitamos afecto y no nos educan bien en ese aspecto. La revalorización de lo afectivo sería muy importante para una convivencia más pacífica. Y también la revalorización de lo volitivo, lo que queremos. ¿Qué quiere usted? ¡Quiero mandar, quiero que me obedezcan! No. Lo que habría que decir es: quiero armonizar con los demás, quiero armonizar con el universo, quiero encajarme dentro de esta ciudad, quiero admitir, aceptar y sobre todo, no atropellar. Son valores que se atribuyen a las mujeres y que se toman como defecto. Pues no, no es un defecto.

Morir no es problema, el problema es cómo. Por ejemplo, yo ahora salgo, me caigo por la escalera, me parto unos huesos, me llevan a un quirófano y mi vida es una amargura. Eso es lo único que a mí me preocupa. Pero el hecho de acabar la vida… La muerte empieza cuando nacemos. Recién nacidos hay células nuestras muertas que caen al suelo. Yo soy un partidario definitivo de la unión de los opuestos. Si hay vida, hay muerte y la muerte colabora con la vida.

Lo importante es vivir, que hay que vivir, que para vivir hay que ser libre y que para ser libre hay que tener el pensamiento libre y que se eduquen para tener el pensamiento libre y que con ese pensamiento se vayan construyendo a sí mismos y procuren educarse mejor y contribuyan a que los demás se eduquen también porque el poder, que organiza la enseñanza, nos prepara para ser productores y consumidores que es lo que le interesa para el mercado. Eso es lo que interesa en este sistema. Bueno, pues se acabó, nada de eso. ¡A ser seres vivos que desean, que prefieren y que hacen!

fuentes:

http://www.eldiario.es/politica/Jose-Luis-Sampedro-dominar-democracia_0_120388084.html

¿Este fin particular justifica estos medios en concreto?

Es la pregunta que propone Saul Alinsky, en el libro “Tratado para radicales. Manual para revolucionarios pragmáticos”. Alinsky nace en el Chicago de 1909 y tiene un papel protagonista tanto en los comienzos como en el primer desarrollo de una rama del activismo estadounidense. Si todavía no ha leido el  libro, se puede descargar  libremente (está LIBERADO con una licencia copyleft). Se puede encontrar el enlace para la descarga al pie de la página enlazada.

En estos tiempos de deriva en los que se organizan cada fin de semana (al menos) tres manifestaciones, parece obligado explorar formas más efectivas de movilización, algo más que la justa protesta callejera.

Alinsky propone mojarse. Combate a las personas que dicen “estamos de acuerdo con los fines pero no con los medios”.

Convertir en tabú el tema de los fines y los medios es típico de aquellos que actúan como observadores en el campo de batalla de la vida, y no como actores. Los hombres de inacción que decidieron no luchar contra los nazis, que corrieron las cortinas para no hacer nada al respecto. Esa “masa ameba” a la que hace referencia ultimamente Rosa Maria Artal en su blog. Los aliados pasivos de ese 1% canibal que disfruta devorandonos.

Alinsky hace un repaso de la moralidad de su sociedad, trasladable sin ningún problema a nuestra sociedad actual.

Si queremos tranformar la sociedad, es necesario aparcar nuestro idealismo, nuestra ingenuidad y observar lo que hay alrededor nuestro. Los principios según los cuales emitimos un juicio deben estar profundamente enraizados en los “cómos” y los “porqués” de la vida, en el mundo “tal y como es”, y no en el mundo que imaginamos en nuestros sueños.

NO defiendo estas reglas, proporcionan un juego interesante de análisis, de aproximación a veces cínica de la mentalidad que aceptamos como natural en nuestra sociedad. Deje a un lado falsas hipocresías,  y de una oportunidad a este enfoque.

A continación, recopilo las reglas de la ética del fin y de los medios que según Alinsky operan en nuestra sociedad:

1. La preocupación por la ética de los fines y los medios es inversamente proporcional a los intereses personales que tenemos en el asunto.

Cuando no estamos directamente implicados rebosamos moralidad. Vamos, que la preocupacion por la ética de los fines y los medios es inversamente proporcional a la distancia que nos separa del lugar de conflicto. Esto de que la pobreza vaya creciendo en medio de nuestra bien desarrollada sociedad nos indigna sobremanera, pero estamos casi imnunizados a ver a otro ser humano sufriendo mil veces más, y lo soportamos porque está a mil kilómetros de distancia.

2. La manera de juzgar la moralidad de los medios varía según las posiciones políticas de los juzgados

Quienes se oponían a la invasión nazi consideraban la resistencia como un ejército clandestino de patriotas idealistas, de valentía sin igual y con la voluntad de sacrificar sus vidas por sus convicciones morales.  Para las autoridades de ocupación, sin embargo estas personas son terroristas sin ley, asesinos, saboteadores que creen que el fin justifica los medios y que no respetaban en absoluto las místicas reglas de la guerra.

3.En la guerra el fin justifica casi cualquier medio

Los acuerdos de Ginebra sobre el trato a los prisioneros o el uso de las armas nucleares son respetados sólo porque el enemigo o sus aliados potenciales pueden tomar represalias.

Es la razón por la que el invento neo-liberal de la “guerra contra el terror” proporciona carta blanca para cargarse cualquier derecho civil.  La guerra eterna es la cobertura para la impunidad del poder. George Orwell lo destaca en la guerra infinita y alternante de las tres superpotencias de la novela 1984.

4.La ética debe juzgarse dentro del contexto donde se desarrolla la acción y no desde cualquier otro punto de vista cronológico.

Es la regla que a mi personalmente más me molesta. La que nos hace sentir traicionado contínuamente en política. Hace falta poner ejemplos?

Este regla es la que permite a los políticos adpatar su discurso a su conveniencia. Es la argumentación que usan todos los presidentes para negar las prometidas medidas que les llevaron a la presidencia. Es la más usada con diferencia.En la política de la vida, la coherencia no se concibe como una virtud.  La coherencia significa “permanecer inmovil”, sin cambios en las relaciones de poder.

5.La preocupación por la moral aumenta con el número de medios disponibles y viceversa

Cuando el abanico de opciones disponibles con la misma eficacia aumenta, aumenta el estudio de la ética de cada medio.Si uno carece del lujo de poder elegir y tiene a su disposición un único medio la pregunta moral no surge jamás.  “¿Qué otra cosa podía hacer?”. La posición de seguridad de quien posee la capacidad de elección entre muchos medios va siempre acompañada de esta preocupación moral.

6.Cuanto menos importante sea el fin deseado, más puede uno permitirse evaluar la moralidad de los medios.

Un buen motivo de distracción contra el que hay que luchar.

7. Por lo general, el éxito o el fracaso son poderosos determinantes de la moral.

La historia la escriben los vencedores. El éxito o el fracaso son los que marcan la diferencia entre un traidor y un héroe. No puede existir un traidor exitoso, ya que si uno triunfa se convierte automáticamente en un padre fundador.

8.La moralidad de los medios depende de si éstos están siendo empleados en tiempos de derrota inminente o en tiempos de una victoria asegurada.

Los medios utilizados cuando la victoria parece segura pueden ser tachados de inmorales, pero si los mismos medios se utilizan en circunstancioas desesperadas para evitar la derrota, la cuestión moral jamás surgira. Desde el principio de los tiempos matar se ha justificado siempre y cuando se haga en legítima defensa.

9.Cualquier medio eficaz es automáticamente juzgado como inmoral por la oposición.

Incontestable

10.Hay que hacer lo que puedas con lo que tengas, y cubrirlo todo de un halo de moralidad.

El tipo de oposición al que se enfrentaba Gandhi no sólo hacía posible el uso efectivo de la resistencia pasiva, sino que la pedía a gritos. La resistencia pasiva de Gandhi no habría tenido oportunidad alguna de éxito ante un estado totalitario como el de los nazis.

Hasta el más abyecta ideología se cubre de una mínima capa de moralidad, aunque no resista tres segundos de ánlisis, aunque sea maquillaje, pero es imprescindible para motivar adhesiones.

Todas las acciones eficaces requieren del pasaporte de la moralidad. Debe ser una necesidad humana.

11. Los objetivos deben ser redactados en términos generales.

“Libertad, igualdad, fraternidad”,  “por el bien común” “No Debemos, No pagamos”,

Una vez que el objetivo ha sido formulado no puede ser revocado.

Dilemas, dilemas, dilemas…….

 

Fuentes:

http://www.traficantes.net/index.php/editorial/catalogo/utiles/Tratado-para-radicales.-Manual-para-revolucionarios-pragmaticos%3Cbr%20/%3E

http://www.traficantes.net/index.php/editorial/Nuevo-libro-de-Traficantes-de-Suenos-Tratado-para-radicales.-Manual-para-revolucionarios-pragmaticos